¿Cuánto vale un árbol frutal?

¿Cuánto vale un árbol frutal?
📑 Aquí podrás encontrar 👇

Los árboles frutales son una excelente opción para tener en el jardín o en el huerto, ya que nos proporcionan frutos frescos, saludables y deliciosos. Además, son una fuente de belleza y de sombra, y contribuyen a la biodiversidad y al medio ambiente.

Pero, ¿cuánto cuesta plantar un árbol frutal? El precio puede variar según el tipo, el tamaño, la variedad y el formato del árbol, así como según la mano de obra y el mantenimiento que requiera.

Según el portal Cronoshare, el precio medio de plantar un árbol frutal en España es de unos 20 €, pero puede oscilar entre 10 € y 400 €, dependiendo de si se trata de un árbol pequeño o grande, si se necesita trasplantar o no, y si se contrata a un profesional o no.

Además, el precio del árbol frutal en sí también varía según la especie y la fase de crecimiento. Según el portal Agrologica, estos son algunos ejemplos de precios de árboles frutales en maceta:

EspecieVariedadPrecio
AlbaricoqueBulida11,95 €
AlmendroFerragnés9,90 €
AvellanoComún13,95 €
CaquiFuyu12,95 €
CerezoBurlat11,95 €
CirueloAngeleno10,95 €
HigueraBrown Turkey14,95 €
LimoneroEureka17,90 €
ManzanoGolden Delicious11,95 €
MelocotoneroBaby Gold 610,95 €
NaranjoNavelina17,90 €
NectarinoBig Top10,95 €
PeralConferencia11,95 €

Como se puede observar, los precios suelen rondar entre los 10 € y los 20 € por árbol frutal en maceta. Sin embargo, hay otras especies más caras o más baratas según su demanda y su disponibilidad.

Variedades de frutales

Existen muchos tipos y variedades de árboles frutales que se pueden cultivar en nuestro clima. Algunos de los más comunes son:

Frutales de pepita

Son aquellos que tienen frutos con semillas pequeñas en el interior, como la manzana, la pera o el membrillo. Estos árboles suelen ser resistentes al frío y a las heladas, y necesitan una buena exposición al sol y un riego moderado. Algunas variedades de frutales de pepita son:

  • Manzano: hay muchas variedades de manzanas, como la Golden Delicious, la Verde Doncella o la Reineta. Los manzanos suelen florecer en primavera y dar frutos en verano u otoño.
  • Peral: también hay muchas variedades de peras, como la Conferencia, la Blanquilla o la Ercolini. Los perales florecen en primavera y dan frutos en verano o principios de otoño.
  • Membrillero: es un árbol que produce el membrillo, un fruto amarillo y aromático que se suele cocinar para hacer dulce o mermelada. El membrillero florece en primavera y da frutos en otoño.

Frutales de hueso

Son aquellos que tienen frutos con un hueso duro en el interior, como el melocotón, la nectarina, el albaricoque, el cerezo o la ciruela. Estos árboles suelen ser sensibles al frío y a las heladas tardías, y necesitan una buena exposición al sol y un riego regular. Algunas variedades de frutales de hueso son:

  • Melocotonero: hay muchas variedades de melocotones, como el Baby Gold 6, el Calanda o el Saturno. Los melocotoneros florecen a finales de invierno o principios de primavera y dan frutos en verano.
  • Nectarino: es un árbol muy similar al melocotonero, pero con frutos de piel lisa y sin pelusa. Hay muchas variedades de nectarinas, como el Big Top, el Nectared 4 o el Sun Red. Los nectarinos florecen y fructifican al mismo tiempo que los melocotoneros.
  • Albaricoquero: es un árbol que produce el albaricoque, un fruto de color anaranjado y sabor dulce y aromático. Hay muchas variedades de albaricoques, como el Bulida, el Galta Roja o el Moniqui. Los albaricoqueros florecen a finales de invierno o principios de primavera y dan frutos a finales de primavera o principios de verano.
  • Cerezo: es un árbol que produce la cereza, un fruto de color rojo y sabor dulce o ácido según la variedad. Hay muchas variedades de cerezas, como el Burlat, el Lapins o el Sunburst. Los cerezos florecen en primavera y dan frutos a finales de primavera o principios de verano.
  • Ciruelo: es un árbol que produce la ciruela, un fruto de color rojo, amarillo o morado y sabor dulce o ácido según la variedad. Hay muchas variedades de ciruelas, como el Angeleno, el Black Amber o el Claudia Verde. Los ciruelos florecen en primavera y dan frutos en verano.
Artículo Recomendado:  Betametasona inyectable

Frutales cítricos

Son aquellos que tienen frutos con una piel gruesa y una pulpa jugosa y ácida, como el limón, la naranja, el pomelo o la mandarina. Estos árboles suelen ser sensibles al frío extremo y a las heladas, y necesitan una buena exposición al sol y un riego abundante. Algunas variedades de frutales cítricos son:

  • Limonero: es un árbol que produce el limón, un fruto de color amarillo y sabor ácido que se usa para condimentar o hacer zumo. Hay muchas variedades de limones, como el Eureka, el Fino o el Verna. Los limoneros suelen florecer varias veces al año y dar frutos durante todo el año.
  • Naranjo: es un árbol que produce la naranja, un fruto de color naranja y sabor dulce o ácido según la variedad que se usa para comer o hacer zumo. Hay muchas variedades de naranjas, como la Navelina, la Valencia Late o la Sanguina. Los naranjos suelen florecer en primavera y dar frutos en invierno.
  • Pomelero: es un árbol que produce el pomelo, un fruto de color amarillo o rosado y sabor ácido que se usa para comer o hacer zumo. Hay muchas variedades de pomelos, como el Star Ruby, el Oro Blanco o el Marsh Seedless. Los pomeleros suelen florecer en primavera y dar frutos en invierno.
  • Mandarino: es un árbol que produce la mandarina, un fruto de color naranja y sabor dulce que se usa para comer o hacer zumo. Hay muchas variedades de mandarinas, como la Clemenules, la Satsuma o la Tango. Los mandarinos suelen florecer en primavera y dar frutos en otoño.

Frutales exóticos

Son aquellos que tienen frutos con características diferentes a los anteriores, como el aguacate, el caqui, el higo o la granada. Estos árboles suelen ser originarios de climas tropicales o subtropicales, por lo que necesitan una buena exposición al sol y una protección contra el frío. Algunas variedades de frutales exóticos son:

  • Aguacatero: es un árbol que produce el aguacate, un fruto de color verde oscuro y sabor mantecoso que se usa para hacer guacamole o ensaladas. Hay muchas variedades de aguacates, como el Bacon, el Hass o el Fuerte. Los aguacateros suelen florecer en invierno y dar frutos en verano u otoño.
  • Caquero: es un árbol que produce el caqui, un fruto de color naranja y sabor dulce y astringente que se usa para comer o hacer mermelada. Hay muchas variedades de caquis, como el Fuyu, el Rojo Brillante o el Sharon. Los caqueros suelen florecer en primavera y dar frutos en otoño.
  • Higuera: es un árbol que produce el higo, un fruto de color verde, morado o negro y sabor dulce y jugoso que se usa para comer o hacer confitura. Hay muchas variedades de higos, como el Brown Turkey, el Cuello de Dama o el Pingo de Mel. Las higueras suelen florecer en verano y dar frutos en verano u otoño.
  • Granado: es un árbol que produce la granada, un fruto de color rojo y sabor dulce y ácido que se usa para comer o hacer zumo. Hay muchas variedades de granadas, como la Mollar de Elche, la Wonderful o la Valenciana. Los granados suelen florecer en primavera y dar frutos en otoño.
Artículo Recomendado:  Las 10 monedas más caras del mundo en 2023

Pros y contras de los árboles frutales

Los árboles frutales tienen muchas ventajas, pero también algunos inconvenientes. A continuación, se enumeran algunos de ellos:

Ventajas

  • Nos proporcionan frutos frescos, saludables y deliciosos que podemos consumir directamente o procesar para hacer conservas, mermeladas, zumos, etc.
  • Nos ofrecen sombra, belleza y aroma en nuestro jardín o huerto, creando un ambiente agradable y natural.
  • Nos ayudan a ahorrar dinero, ya que podemos obtener nuestra propia cosecha sin depender del mercado ni de los intermediarios.
  • Nos permiten disfrutar de la experiencia de cultivar nuestra propia comida, aprendiendo sobre las necesidades y los ciclos de cada especie.
  • Nos conectan con la naturaleza y nos hacen más conscientes del medio ambiente y de la importancia de cuidarlo.

Desventajas

  • Requieren espacio, tiempo y recursos para su plantación y mantenimiento. Hay que elegir bien el lugar, el sustrato, el riego, la poda, el abono, etc.
  • Están expuestos a plagas, enfermedades y factores climáticos adversos que pueden afectar a su salud y a su producción. Hay que estar atentos y prevenir o tratar los posibles problemas con productos ecológicos o químicos.
  • Pueden generar residuos orgánicos como hojas, ramas o frutos caídos que hay que recoger y gestionar adecuadamente. También pueden atraer insectos u otros animales que pueden ser molestos o dañinos.
  • Pueden tener una producción irregular o limitada según la especie, la variedad, la polinización, la época del año, etc. Hay que tener paciencia y aceptar las fluctuaciones naturales.

Cuándo plantar los árboles frutales

El momento más adecuado para plantar los árboles frutales depende del tipo de formato que tengan. Según el portal ManoMano, estos son los formatos más habituales:

  • A raíz desnuda: son árboles sin tierra ni maceta que se venden durante el invierno cuando están en reposo vegetativo. Se deben plantar entre noviembre y marzo, antes de que empiecen a brotar las hojas o las flores.
  • Con cepellón: son árboles con una bola de tierra alrededor de las raíces envuelta en una tela. Se venden durante el invierno cuando están en reposo vegetativo. Se deben plantar entre noviembre y marzo, antes de que empiecen a brotar las hojas o las flores.
  • En maceta o contenedor: son árboles con tierra y maceta que se venden durante todo el año. Se pueden plantar en cualquier época, pero se recomienda hacerlo en otoño o primavera, evitando los meses de más frío o más calor.

Además, hay que tener en cuenta las condiciones climáticas de cada zona y elegir las especies y las variedades más adecuadas para cada caso. También hay que seguir unas pautas generales para plantar los árboles frutales correctamente, como:

  • Elegir un lugar soleado, con buena orientación y drenaje, y con espacio suficiente para el desarrollo del árbol.
  • Hacer un hoyo de unos 50 cm de profundidad y de ancho, y mezclar la tierra extraída con abono orgánico o compost.
  • Colocar el árbol en el centro del hoyo, asegurándose de que el cuello quede al nivel del suelo o un poco más alto.
  • Rellenar el hoyo con la tierra mezclada, presionando ligeramente para eliminar las bolsas de aire y fijar el árbol.
  • Regar abundantemente para que la tierra se asiente y el árbol se hidrate.
  • Colocar un tutor o un palo al lado del árbol y atarlo con una cuerda para que no se tuerza ni se caiga.
  • Mantener el riego, el abono, la poda y el control de plagas según las necesidades de cada especie.

Espero que este artículo te haya servido de ayuda y que disfrutes de tus árboles frutales. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en contactarme. ¡Hasta pronto! 🍎🍊🍒

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

👇 También puede interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir